miércoles, 29 de enero de 2014

miércoles, 22 de enero de 2014

Miércoles Mudo. ¡ Qué ganas de probarlo!


martes, 21 de enero de 2014

La cazadora de chulito...

Creo que esta entrada, pasados unos años servirá para que les diga y les cuente a mis hijos como pensaban cuando tenían 6 y 8 años.

Hace unos días, comprando el regalo de cumpleaños de una sobrina y viendo que los Reyes Magos habían dejado muchos juguetes, pensé que podía ser una buena idea regalar ropa. Así que salí de compras y me llevé a mis hijos. 
Entramos en unos grandes almacenes, y mi hijo mediano fichó una cazadora, según su definición era "una cazadora de chulito".  
Como casi siempre y en mi caso voy siempre con el tiempo justo, le dije que estábamos buscando el regalo para su prima. Se quedó un poco chafado, así que le prometí: "Si el próximo sábado está la cazadora, la compramos. ¿Vale? "
Se quedó contento y con una gran sonrisa me dijo: " ¡Vale Mamá!"
Durante la semana no hubo referencia hacía la cazadora, pero llegó el sábado,y lo primero que me recordó mi hijo fue que teníamos que ir a mirar si estaba en la tienda " la cazadora de chulito".
Cuando llegamos a la tienda se puso a buscar la prenda deseada como quien busca su tesoro, y con muchos nervios, en una esquina de un perchero, allí estaba el premio. No pudo reprimir su emoción al ver que era su talla. Se probó la cazadora y me dijo que era la suya, así que, como le había prometido, compramos " la chupa de chulito"
Cuando estábamos pagando, la dependienta pregunto: -"¿ Es para ti? "
-"Sí". Respondió mi hijo.
-¡Qué suerte tienes! ¡ Te llevas una cazadora muy chula! Y tu madre se lleva un Chollo....
A lo que él respondió: " Es una cazadora de Chulito"
"¿ De Chulito?" preguntó la dependienta.
A lo que yo respondí: "No sé si hago bien comprando esto..."

Ya en la calle de camino de casa, nos cruzamos con un chico que tenía la mitad de su pelo teñido de un azul-verdoso ( a mi me parecía turquesa) pero desde que va a el niño a clases de dibujo, no tengo capacidad para discutir sobre las nomenclatura de los colores.
Los niños o por lo menos los míos no son precisamente discretos y suelen hablar a un volumen considerable cuando les sorprende algo.
¡Mamá mira que pelos....! ¡Es azul verdoso!  Gritó de repente ¿ No crees que es más bonito su color de pelo?
A lo que respondí con un tibio "Sí."
La verdad es que el chaval era rubio, tenía el pelo largo y recogido con una coleta que era azul verdoso...no muy favorecedor la verdad.
¡Mamá yo nunca me voy a teñir el pelo! Exclamó mi hijo.

Pero aquí no acaba, nos cruzamos tres minutos después con un chaval  que llevaba una piercing tipo argolla en la nariz, (la verdad es que era enorme). Casi incrédulo, el niño gritó: "¡Mira mamá,se parece a las que llevan las vacas!" 
 La mirada del chico era indescriptible...
A lo que mi hijo con carita de no haber roto un plato, me prometió: ¡ Mamá! Yo nunca me teñiré el pelo, me pondré un piercing y me haré un tatuaje....Antes de poder decir nada, añadió: Además, seguro que duele muchísimo....

Ya por la tarde en una competición de natación donde participaba mi hijo mayor, le pregunté si su monitor era "el de barbita" a lo que me respondió: Sí, y el que lleva el"pendrive" en la oreja.....

miércoles, 15 de enero de 2014

Miércoles Mudo #Gamonal


´

martes, 14 de enero de 2014

1+1 no son 2

Hace unos días tenía una interesante conversación con una amiga, que acaba de tener a su segundo hijo. Me preguntaba como me organizaba yo con tres niños, que se acordaba mucho de mí, ya que siempre he dicho que en el tema de los hijos 1+1 no son 2.
alcachofa-ducha
Mi amiga me decía que hay días que ni se ducha, bien porque no tiene tiempo, o porque se la olvida. Yo intentando animarla, la decía que son etapas, que los primeros meses, son muy duros, ya que los bebes necesitan máxima atención. Además intentamos también estar con los hijos mayores, para que no existan celos o para que no piensen que queremos más a uno o a otro.
Y es algo normal que no tengamos tiempo para todo, sobre todo los primeros meses de vida de nuestros bebes  y vayamos con ojeras, despeinadas, mal arregladas y a veces hasta sin duchar. ( Ya he hablado de las madres que van perfectas que me puede la envidia ver como no se las mueve ni un pelo y van  siempre perfectas )
Pero como os decía son etapas, y aunque no se note de manera muy inmediata, un día te das cuenta que vas durmiendo un poco más, que las tomas cada vez son más largas, que tu hij@ empiezan a pasar más tiempo despierto sin llorar y nos empiezan a regalar sus primeras risas y balbuceos. ( También hay casos de niños que durante años no dejan dormir a los padres o no paran de llorar....pero creo que tampoco es lo habitual, pero como decía mi abuela " de todo hay en botica")
Así que madres recientes ( y consejo para futuras mamas) , cuando creáis que ya no podéis más, que os quedáis dormidas por las esquinas porque estáis agotadas, os diré que al final milagrosamente sale una fuerza exterior que nos empuja a continuar y este extraordinario suceso se produce, con sólo mirar la carita de nuestros bebes.

viernes, 10 de enero de 2014

Madre Imperfecta

Reconozco públicamente que siento una envidia enorme, cuando veo a una madre que va perfectamente arreglada. Esas madres que van perfectamente peinadas ( no se mueve ni un pelo de su sitio), parece que van maquilladas por un profesional, siempre van impecables vestidas, combinadas y arregladas con sus complementos, y capaces de correr con tacones. Y pasan las horas, y siguen perfectamente arregladas, da igual que sea primera hora de la mañana, a media mañana,  que última hora de la tarde. Y siempre me preguntó lo mismo ¿A que hora se levantarán por la mañana? 
¿ Cual será su secreto? Ya que cuando he preguntado a alguna madre, casi siempre la respuesta es la misma, tipo "Nada, tu que me miras con buenos ojos, ni me he mirado en el espejo". "Me he puesto lo primero que he pillado en el armario" " Pues hoy no me he maquillado..." " Nada hija Genética" ( y piensas donde estaba yo cuando  repartieron eso...) Y no es que dude de la palabra de una madre...pero como me cuesta a veces creer a alguna..
Porque yo lo intento, y me propongo ir arreglada, pero al final siempre me falla algo. Os contaré que a los pocos días de reincorporarme al trabajo tras la baja de maternidad de mi segundo hijo, iba yo toda estupenda ( o eso creía yo), con un vestido granate de tirantes, (era verano) me había recogido el pelo y me había puesto un collar que combinaba perfectamente, e incluso llevaba puestos hasta los pendientes. 
 Pero cual fue mi sorpresa al llegar a la guardería para dejar a los dos peques, me dí cuenta (gracias a las miradas de otra madres) que llevaba puestas las zapatillas... Sí, has leído bien, se me había olvidado quitarme las zapatillas de estar en casa, esas que son tan cómodas y que con su color magenta son tan poco discretas. 
En ese momento creo que mi cuerpo se empezó a encoger, de verdad que notaba como cada vez me hacía más pequeñita para poder salir de una forma discreta de la guardería.
 No me ha vuelto a suceder nada parecido, desde entonces siempre miro mis pies antes de salir de casa.
Lo habitual, es que se me olvide ponerme los pendientes, el collar, e incluso que salga sin peinarme de casa.... y tu, ¿ Has tenido algún despiste a la hora de salir de casa?

miércoles, 8 de enero de 2014

Miércoles Mudo ¿ El futuro en una galleta?